AL FINAL

playa

La semana santa terminó y con ella mis vacaciones, cada año en esta semana me alejo unos días de casa y me muevo rumbo a un lugar donde todo siempre esta bien, todo siempre es tranquilo, este año por primera vez no tome ni una sola fotografía de este lugar, sencillamente me dedique a disfrutarlo, sin embargo buscando fotos viejas de el para mostrárselos di a parar en esta, fue tomada desde el malecón de Puerto Vallarta en el 2011, de pequeña solía ir cada verano, es sin duda otro de mis lugares preferidos en México.

Para esta entrada pensé mucho en que poner, estas vacaciones siempre llegan en el momento del año en que comienzo a impacientarme por saber que pasará lo que resta del año, por alguna razón siempre por esas fechas comienzo a cuestionarme todo, entonces me voy unos días y vuelvo fresca para continuar, pensando en que les escribiría recordé un poema, que leí en el blog de Irene, Crónicas de una Argonauta, se los dejo esperando que lo disfruten pues a mi siempre me recuerda dejar de preocuparme por lo que vendrá, vivir en presente y sobre todo disfrutar cada instante.

Instantes

Si pudiera vivir nuevamente mi vida,
en la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido,
de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos,
haría más viajes,
contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido,
comería más helados y menos habas,
tendría más problemas reales y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas que vivió sensata
y prolíficamente cada minuto de su vida;
claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría
de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,
sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca
iban a ninguna parte sin un termómetro,
una bolsa de agua caliente,
un paraguas y un paracaídas;
si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

Si pudiera volver a vivir
comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera
y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita,
contemplaría más amaneceres,
y jugaría con más niños,
si tuviera otra vez vida por delante.

Pero ya ven, tengo 85 años…
y sé que me estoy muriendo.

Don Herold adaptado por Borges

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s